martes, 17 de mayo de 2016

Un viaje inesperado: El primer parcial

¡¡Feliz martes para todos!! ¿Cómo van manejando el frío? ¿Ya están de fin de trimestre o en época de parciales? Espero que le metan toda la pila a esta época que es siempre desesperante pero que, al fin y al cabo, superamos independientemente de los resultados.
El día de hoy les quería compartir la experiencia de mi primer parcial, más desde el punto de vista de una ingresante y esas cosas. Sin más dilaciones... LET'S GO.


Creo firmemente que una evaluación, sea de la materia que sea, comienza desde mucho antes de que el profesor te da la fotocopia con las preguntas cuyas respuestas deberías saberte. Una evaluación, un parcial o como lo quieras llamar, comienza desde el mismísimo momento en el que el profesor anuncia la fecha estipulada y los temas que van a tomar. Ese preciso momento es en el que todos sentimos siempre un escalofrío y decimos "NO. ESTO NO ME ESTÁ PASANDO A MI". La primera fecha de examen es la que inaugura la que yo llamo "Temporada de exámenes" (leer con voz de Bugs Bunny).
Materia: Conocimiento de la Realidad Sociopolítica (si, alto nombre. Pudieron ponerle "Historia Argentina" tranquilamente pero creo que los profesores querían ponerle un nombre sofisticado).
Fecha: Viernes 6 de Mayo de 2016 a las 18:00
Temas: Los tres modelos de acumulación capitalista+Perón+Última dictadura cívico-militar.
Tenía tres semanas para estudiar. Tres semanas para demostrarme que sí podía con este desafío.
Si hay algo de lo que siempre me he enorgullecido es de mi capacidad de hacer resúmenes y, si no me creen, pregunten a mis compañeros de secundario que me han admitido en más de una ocasión que los ha salvado de desaprobar la evaluación, el trimestre e incluso el año. Esta no fue la excepción, los resúmenes me fueron quitados varias veces de las manos por mis compañeros para ser fotocopiados, copiados a mano y también agregaban alguna que otra anotación al margen de algo que consideraban importante. En síntesis, "el resumen del pueblo".
¿Cómo hice para estudiar 103 años (sí, los conté) de Historia Argentina? Apliqué mi método personal: Levantarme todos los días antes del parcial santo bien temprano, hacerme una taza de café con leche que me alcanzase hasta mínimo las 10 de la mañana, cerrar todas las puertas y ventanas habidas y por haber, dejar el celular bien lejos de mi alcance e ir caminando por el living y el comedor, a veces saltando, leyendo, releyendo, interpretando y festejando cuando dejaba una hoja aprendida sobre la mesa. Cuando terminé de estudiar todo, sorprendentemente una semana antes, me ponía a repasar de vez en cuando o veía un documental en relación a los temas del parcial para ir refrescando la memoria y tener en cuenta todos los detalles.
El día del parcial decidí pasar el día fuera de casa. Tomé todo lo necesario (resúmenes incluidos por supuesto) y marché hacia... mi colegio secundario. ¿Por qué? Ese día fue el tan ansiado y tradicional bautismo de las tribus. Una fiesta escolar que todos festejábamos. Cuando vi a un profesor que me abrazó me preguntó cómo estaba y dije, sin pensarlo dos veces, "es lindo volver a casa". La pasé de lo mejor con mis amigos, reencontrarme con ex-compañeros, cantar las canciones de mi tribu, renovar una alegría distinta. De algún modo, se me renovaron las energías.
Todo terminó al mediodía y después de irme al comedor de la facultad (se pusieron la 10 y sirvieron milanesas) marché a la facultad a esperar pacientemente, repasando, hablando con amigos por whatsapp que me daban fuerzas o me distraían para no ponerme nerviosa... Todo hasta que llegó el momento. Un dato importante a destacar es que siempre llevo para un examen importante elementos que considero indispensables a la hora de rendir: mi dije de la Virgen de Luján que me dieron cuando egresé, mi primera remera de tribu con la que gané mi primer tricampeonato, las pulseras que usaba en el secundario para los horribles exámenes de química y la campera de 6to con la que aprobé el final de matemática y del instituto de inglés.
Comenzó el parcial y ahí el reloj se detuvo por completo y nada existía sino el banco, mi birome, mis hojas, mi cerebro y yo. Escribí como si me fuera la vida en ello. Escribía, escribía, escribía, tanto que al terminar se me acalambró la mano. No me pasaba eso desde aquel final de Ecología del año pasado. Me sumergí por completo en el examen y eso es buena señal: significa que todo va a ir bien. Entregué, salí del aula y pude respirar con tranquilidad por primera vez en tres semanas. Había terminado y sólo quedaba esperar, ¿cuánto? Eso todavía no lo sabía.
Para las 21:00 había llegado a casa, con un dolor de cintura que parecía que me iba a morir del dolor en cualquier momento y casi me desmayé. A nadie le extrañó que me pasara eso. Mi mamá, cuando me dio un remedio para el dolor que tenía por todo el cuerpo me dijo, muy seria, "te pasaste de revoluciones, tenías mucho estrés acumulado". Sabía que tenía razón cuando ella me decía que le pasaba lo mismo en sus años de universidad. Esa noche, en la que esperaba descansar, no pude pegar ojo.
Al final, fueron solamente diez días en que los profesores nos tuvieron en suspenso. Un profesor publicó en el grupo de Facebook de la asignatura que nuestras notas se encontraban disponibles en el blog de la materia. Fue un momento de ansiedad impresionante: apagué la tele para tener silencio y, a lo mejor, agregarle tensión al momento. La lista con los nombres, como siempre, el mío entre los últimos. No me atrevía a ver. "APROBADO" decía. "VAMOS LOCO TODAVÍA" pude gritar y no pude evitar que se me escaparan unas cuantas lágrimas de felicidad. Ahí fue cuando de verdad sentí que la evaluación había terminado.

En fin... ¡¡Esto fue todo!! Espero que les haya divertido leer mi experiencia, creo no haberme olvidado de nada de todo lo que viví... Pero igualmente me encantaría que en los comentarios me contasen sus experiencias con evaluaciones ya sean parciales, finales, del secundario, de la facultad, de la primaria, de lo que ustedes quieran :D No se olviden de que nos vemos muy pronto en una nueva entrada, ¡muchas gracias por seguir un día más en el blog!

2 comentarios:

  1. ¡Hola Fe!
    Parece una película todo lo que pasaste y la forma en la que lo escribiste todo.
    Tus amuletos de la suerte, ¡que lindo!.
    Yo durante la secu también trataba de resumir todo lo que nos iban a evaluar, ya sea haciendo cuadros, uniéndolos con palabras clave, o cosas por el estilo. O simplemente resumir bien, bien todos los textos que nos iban a tomar (Lástima que eso no se use con las matemáticas).
    Cuando era más chica mi mamá siempre le prendía una velita a la virgen esperando que me fuera bien, una tierna.
    Como dijo Luz en el grupo, "Tomá Va le ria naaaaaa".
    Me pasaba mucho de quedarme sentada estudiando toda la noche, dormir unas pocas horitas y volver a levantarme para repasar lo estudiado. Y el día de la evaluación entregarte completamente, soltando todos tus conocimientos y rogando que tu cerebro no te falle y puedas escribir absolutamente todo.
    Pero no hay sensación mas linda que ver la prueba y después de casi comerte los brazos de los nervios, soltar todo ese conocimiento que fuiste archivando en tu cabeza.
    En fin, me súper alegro con tu primer experiencia con un parcial y que te haya ido bien!. Me gustó mucho esta entrada.
    Un beso.
    Sofi.

    ResponderEliminar
  2. Hola, cómo estás? Espero que bien. Me gustó mucho la entrada. Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...