miércoles, 27 de abril de 2016

Un viaje inesperado: desilusiones y motivaciones.

¡¡Muy feliz (y frío) casi jueves para todos!! Si, desaparecí por la facultad... otra vez. Aunque me encante ir a la facultad y disfrute mucho mi tiempo allí, nunca va a reemplazar este vínculo que tenemos ustedes y yo. Pero hoy, después de estudiar casi toda la realidad casi 103 años de historia argentina... vengo a traerles una pequeña reflexión de la sección "Un viaje inesperado".
Sin más dilaciones... LET'S GO.

En las pasadas semanas estuve pensando profundamente en cómo es que los universitarios mantienen sus fuerzas y su motivación arriba para alcanzar esa meta que se impusieron. Personalmente, admiro a todos los que vayan a la universidad con un humor excelente, se mantienen positivos, que no se concentran en sus fallos o en las cosas malas y apuntan alto. De verdad, es una admiración que ya pasa a ser una envidia sana.
Sin embargo, he podido llegar a la conclusión de que todos encontramos los motores que nos hacen vivir. Encontramos los motivos por los que decidimos tomar tales caminos en la vida o dar ciertos pasos en el viaje que recorremos, si nos ponemos un poco más metafóricos. Me propuse firmemente encontrar una motivación, aunque no sabía por dónde comenzar... Como todo ocurre en la vida, o por jugadas que nos da el destino para que abramos los ojos, ocurrió por una desilusión. ¿A qué me refiero? Sigan leyendo.
Había entregado mi primer trabajo de Redacción I, en el cuál teníamos que desgrabar (escribir todo exactamente como lo escuchamos) y reescribir (volver a redactar, pero arreglada para que se comprenda mejor) una entrevista que se encontraba en formato video. Repito: DESGRABAR Y REESCRIBIR. ¿Qué hice yo? Solamente la reescritura de la entrevista y, sin la desgrabación, no se podía corregir al alumno. ¿Qué obtuve? Un flamante 3. Un insuficiente. Para gran sorpresa de mi lado maduro, mi lado dramático y escandaloso supo controlar muy bien la situación. Respiré hondo, me concentré en la clase, pero después mis compañeros me notaron rara... Qué tan poco han de conocer las crisis internas que sufro en fracasos académicos.
Juro que nunca me sentí tan estúpida por un error así. Ni en los ejercicios de matemáticas o de química había sentido tanta taradez junta en mi cuerpo. Y sé que soy humana y tengo el derecho a equivocarme y que un sólo trabajo práctico no me va a hacer recursar la materia pero... por un error tan tonto... ¿entienden? Esa burda nota escrita en mi trabajo era un mensaje: yo no era suficiente, pero tenía que ser suficiente, quería ser lo mejor que yo pudiera ser o no iba a ser nada.
Entonces me acordé de un personaje con el que me identifiqué... Una Delta Nu. Y si no averiguaron quién es... les presento a Elle Woods. Quien, persiguiendo a un hombre, encontró su vocación. En un momento de su primera película ella dice "Te demostraré qué tan valiosa Elle Woods puede ser". Y entonces me di cuenta de que tenía que demostrar a través de acciones y de pruebas el esfuerzo y la dedicación que le dedico a mi carrera. A partir de todo esto, encontré un pedacito de inspiración. Pensé en ella y en cómo le cerró la boca a todos los que decían que no lo iba a lograr. También otra cosa muy importante: ser verdadero con uno mismo, nunca pasa de moda.
Ahora preguntarán,  ¿te sirvió? Si. Definitivamente. 
Siempre fui así de auto-exigente conmigo misma. Nunca conocí a nadie que me insultase tan horrible como yo misma. Pero hay días en que me digo "basta" a todo esto. Y después, cuando los resultados son los deseados... Es lindo callar a esa parte negativa y poder hacer mi bailecito de "Aprobé". Son pequeños placeres de la vida: aprobar después de un trabajo bien hecho.

En fin... espero que a todos los que estén en este momento entrando en los primeros parciales, cierres de trimestre o por algún tiempo de bajón por algo similar... Piensen que recién empezamos toda esta aventura. Un tropezón jamás ha sido una caída definitivamente y las personas no nos arrepentimos tanto por las cosas que hicimos, al contrario que con las cosas que no hicimos.
Y, si con eso no llegué a motivarlos, hay dos cosas que probablemente lo hagan:

Espero que, si lo vieron, les haya hecho sentir con ganas de darle para adelante.
¡¡Esto fue todo!! Espero que les haya gustado esta entrada un poco emotiva (vi el segundo video y... se me escapó una lágrima, para qué mentirles, señores) y que me digan en los comentarios cómo es que encuentran ustedes su motivación en los estudios, en el trabajo, en la vida o en su hobbie.
Yo los veo acá muy pronto en una nueva entrada, ¡¡los quiero muchísimo y muchas gracias por estar un día más!!

5 comentarios:

  1. Cuando comencé el CBC, en las clases de Semiología, me sacaba notas bastante malas (cuatros, seis), e incluso tuve que rendir examen final en Ciudad Universitaria. En Economía, fui directo a un recuperatorio, y estuve a una pregunta de examen de recursar y volver a empezar. Estos momentos me desanimaban porque deseaba dedicarme a Letras pero me sorprendía a mí mismo con pésimas redacciones, trabajos atrasados y todo tipo de contratiempos. Ahora estoy en lo que sería el tercer año de la carrera, poniéndome todas las pilas y aprendiendo de mis errores continuamente. Y nada me motiva más que saber que, entre dificultades y sacrificios, estoy desarrollando uno de mis más grandes anhelos, que es estudiar y dedicarme a la literatura.

    ¡Qué entrada más inspiradora la que has escrito! ¡Ánimos, Fedra! ¡Adelante! ^^

    ResponderEliminar
  2. Hola Fedra! La verdad es que la vida es dura(? A veces envidio a mis compañeros, ya que como sabrás, estoy estudiando en otra provincia.
    Muchos de ellos llegan a casa, tienen la comida lista, después pegan una siesta y estudian, etc. En mi caso llego, lo primero que hago es revisar si llegaron boletas para pagar, tengo que cocinar (depende del día), lavar, planchar (bueno, eso no tanto). Es cansador, pero a la vez eso también me impulsa a lograr más cosas y disfrutarlas más. Y al final decir: Yo pude, aprobé, incluso cuando tuve que quedarme hasta tarde limpiando el depto, después de pasar media hora intentando sacar una mancha en el piso (que resultó ser una sombra), después de cocinarme un semi triste plato de arroz con sobras del almuerzo, después de todo eso, aprobé <3
    También me pasó de desaprobar por cosas así, minúsculas casi. Como esa vez que no ordené la bibliografía por órden alfabético.
    Pero como vos, encontré mi motivación. En realidad tengo muchas y diferentes para cada materia digamos. Pero una general sería que me siento en deuda con muchas personas, primero mis padres, ya que hacen un esfuerzo enorme al mandarme a otra provincia, bancarme los estudios y demás, así que no solo intento ajustarme a un presupuesto muy básico, sino que además siempre que siento algo de flojera para estudiar recuerdo que mientras estoy cómoda mis padres están trabajando arduamente así que lo mínimo que puedo hacer es estudiar y tratar de ser mejor estudiante.
    Otra motivación es saber que tengo la oportunidad de estar estudiando en una universidad pública y gratuita, así que sé que tengo que estudiar y aprovechar todo lo más que pueda, por todas aquellas personas que quieren estudiar pero no tienen los recursos necesarios, siento que me debo a ellos.
    Y bueno, eso básicamente es lo que me da pilas, en general.

    Besos y que andes bien :D
    Pd: Legalmente rubia <3 Elle también se puso las pilas después de un tropezón, es así, además todos estamos para aprender, créeme que nadie se recibe sin haber desaprobado alguna vez.

    ResponderEliminar
  3. aguante la facultad, es hermoso el ambiente que hay ahí adentro, hoy justo vengo de una asamblea estudiantil jajaj. cada uno lo vive a su manera.
    aca mas que ser positivo es ser seguro de uno mismo y saber que va a chocar contra la pared un monton de veces, y esos golpes a uno lo deben fortalecer, recursar y sacar mejores notas que en el año anterior, etc.
    un saludo compa

    ResponderEliminar
  4. Aggggg cómo vas a poner ese video! Ahora voy a llorar toda la tarde, ese mundial fue hermoso y triste a la vez jajaja. Bueno, pasando a lo que escribiste...te super entiendo. Miles de veces me sentí no inúti, sino completamente estúpida en la facultad, me he preguntado "qué estoy haciendo acá,si soy tan estúpida? para qué estudio si no me entra nada en la cabeza y cometo SEMEJANTES errores?" A la larga se me pasa, no es que encuentre motivacvión sino que la tormenta amaina y sale el sol y al tiempo me siento capaz y segura otra vez. No soy brillante en mi carrera, jamas me saqué un 10 ni en un parcial ni en un examen, pero mi orgullo es que nunca dejé,que pese a que lo pensé, nunca cometí el más grande error, que es abandonar. Creo que esa es mi motivación. Y también que allí conocí gente maravillosa, que de no haber etudiado jamás habría conocido, gente que te inspira a ser algo más y no quedarte en la mediocridad.
    Saludos y a seguir para adelante!

    ResponderEliminar
  5. Creo que es un periodo muy duro y de esperiencias diferentes entre cada estudiante. Pero sin duda es una gran alegria cuando cumples tu meta.
    Espero mantangas tu motivacion y sigas adelante.
    Mucha suerte
    saludos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...